Secretos de los Ancestros: En solo 3 pasos LA AUTOCINÉTICA I

Comparte en Redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La autocinética es la práctica de hacer movimientos corporales automáticos o espontáneos que producen energía vital. Se basa en tres pasos sencillos, al contrario de lo que ocurre con el aeróbic, el yoga y otros programas terapéuticos, la autocinética no requiere ninguna fuerza de voluntad, disciplina o resistencia. Algunas personas son reticentes a probar cualquier cosa nueva porque todavía se acuerdan del esfuerzo que tuvieron que realizar en otros programas, pero la autocinética no implica ningún trabajo, es una pausa energética, un tiempo de recreo en el que podemos practicar algunos movimientos sencillos y lúdicos, lo único que hay que hacer es una pausa de unos diez minutos, permitir al cuerpo que se mueva según su deseo, sin perseguir ningún propósito, sin trabajo y sin esfuerzo, es un descanso de las exigencias de la vida diaria y entonces la energía de la vida llegará a ti, dispuesta a recargar tu ser de energía.

Cuando nos despojamos de los ornamentos culturales y las tradiciones históricas, nos damos cuenta de que la práctica más poderosa del mundo se basa en alinear el cuerpo con la fuerza vital del universo, y la manera más sencilla de entrar en este proceso de alineación consiste en conseguir que tu cuerpo se una al latido de la vida, creando un tipo de resonancia positiva que transfiere la energía vital a tu interior.
Existen tres pasos para llevar a cabo estos ejercicios de autocinética:

1. El primero es el ritmo del cuerpo, debes sentarte y empezar a mecer tu cuerpo hasta que alcance un movimiento natural y espontáneo.

2. El segundo paso es improvisar movimientos, dejando que tu cuerpo se exprese a través de movimientos improvisados, desde los más insignificantes hasta las posturas y gestos propios de la danza, manteniéndote abierto a la posibilidad de emitir los sonidos que te salgan en eso momento.

3. El tercer paso es estar en la zona de alineación, donde permites que esta expresión libre y espontánea de tu cuerpo te transporte a la experiencia hipnótica de la de alineación.

Abrirse a la creatividad es el gran secreto. Mientras estés haciendo el segundo paso de autocinética sentirás como tu expresión fluye de forma natural, tu ser avanzará hacia delante y se acercará a la sintonía con la fuerza vital en primera persona. Cuando la fuerza vital y la fuerza creativa se entrelazan para abrirse a la energía creativa no es otra cosa que encontrar el filón de la fuerza vital. Esto explica el motivo por el cual resulta tan rejuvenecedor sumergirse totalmente en un proyecto creativo. Hay ocasiones que nos abrimos a una fuente de creatividad que parece hallarse fuera de la base de nuestro conocimiento consciente. Uno de los resultados fascinantes que podemos experimentar cuando practicamos la autocinética con regularidad, es la ejecución espontánea de un movimiento procedente de alguna tradición antigua, que apenas conocemos o que no conocemos en absoluto, incluso es posible que esto suceda con una absoluta perfección aunque no seamos conscientes de lo que estamos haciendo.

La mayor parte de la construcción en las antiguas prácticas del trabajo con la energía como el tal chi
otras artes marciales empieza con unos movimientos muy específicos. La coreografía estandarizada debe ser memorizada por la mente y por el cuerpo y practicada hasta que pueda ser ejecutada a la perfección, y después de consagrarte muchos años a esta práctica suceden milagros, te olvidas de todo lo que has aprendido y ejecutas los movimientos sin ningún esfuerzo ni intención consciente.

Comparte en Redes Sociales si te gustó 😉
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Blanca Holanda. escritora de libros y novelas tales como: La coleccionista de sensaciones o Clandestina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Clandestina La Novela de Blanca Holanda

Accede a tu parte prohibida

¿Qué vida diseñarías en una hoja en blanco? 

¿Hasta qué punto cada persona esconde una parte clandestina?