Relajación

Comparte en Redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La relajación es el mejor camino para tener acceso al subconsciente. La mañana y la noche son los mejores momentos para practicar la auto hipnosis, método que te ahorrará mucho tiempo. Crea un espacio tranquilo y agradable en el que puedas hacer tus sesiones. Si te gusta, utiliza música de fondo. Desconecta el teléfono. Evita las sesiones después de comidas pesadas. Te puedes acostar o sentarte cómodamente. Asegúrate de que llevas ropa cómoda y floja y que no te constriñen en tus movimientos, en especial tu respiración.

Comienza haciendo veinte ciclos de respiración abdominal, luego relaja todo el cuerpo, por ejemplo con el método de relajación diferencial, es decir, tensa varios grupos musculares y luego los relajas. Después de unas pocas sesiones, puedes cambiar al método de relajación concentrado.


Puedes, incluso, desarrollar tu propio método de relajación guiada, basándote en una de estas variaciones:

1. Mira fijamente un objeto, tal como llama de una vela o un palillo de incienso
2. La técnica de la rosa
3. El método de la pluma
4. El método de la ola
5. El método de relajación del círculo de luz

La costa, el mar, es uno de los lugares más propicios para la relajación, de hecho todos buscamos algunos días para ir al mar de vacaciones con el objetivo de regenerar nuestra mente y cuerpo. El método de relajación de la ola es muy fácil de practicar en cualquier sitio y en cualquier momento, estés en casa o de viaje. Te explico en qué cosiste:
Imagínate un océano. Imagínate una ola azul, de un profundo azul aguamarina, muy grande y luminosa. Aunque es potente, la ola se mueve lentamente, de forma apacible. La ola lo envuelve, levantándolo suavemente. El agua tiene una temperatura ideal, perfectamente cálida, y su suave calor envuelve todo su cuerpo. Tú te sientes maravillosamente relajado. Te sientes liviano, como si estuvieses flotando. Estás flotando en el océano. Una ola sigue a la otra. La primera se aleja en la distancia, llevando con ella todas las tensiones acumuladas durante el curso de tu día, toda tu negatividad, todas tus frustraciones. La ola se lleva todo esto muy lejos, para siempre. Ahora te quedas libre de todo esto por completo.

Luego llega otra ola con un movimiento envolvente, incluso más inmensa que la primera, una ola luminosa y de un azul más profundo que resplandece cuando releja la luz del sol. Primero la ola toca tu cabeza, luego desciende a lo lago de tu cuerpo, relajando cada músculo, haciendo que tu cuerpo se vuelva liviano, luminoso y relajado. Esta ola también se aleja en la distancia, llevándose cualquier resto de tensión o frustración, cualquier problema insistente que tú puedas tener todavía. Ahora estás totalmente sereno y relajado.

Aparece la ola. Ésta parece fluir justo detrás de ti, penetrándote e inundándote, de modo que tu cuerpo llega a ser uno con la ola, con la cálida agua del mar. El calor es muy agradable y el agua luminosa envuelve tu cuerpo. Tú no eres otra cosa más que esa ola. Esta ola de relajación, felicidad, armonía y paz totales.
Puedes grabarte esta relajación o pedirle a otra persona que te la lea, o simplemente la recuerdas y comienzas a relajarte para aprender a vivir mejor y más sano.
Qué disfrutes tu relajación.

Comparte en Redes Sociales si te gustó 😉
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Blanca Holanda. escritora de libros y novelas tales como: La coleccionista de sensaciones o Clandestina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Clandestina La Novela de Blanca Holanda

Accede a tu parte prohibida

¿Qué vida diseñarías en una hoja en blanco? 

¿Hasta qué punto cada persona esconde una parte clandestina?