¿Por qué el Sexo es tan Importante para ser Feliz? Estas Propuestas te Encenderán. (I)

Comparte en Redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Te sorprenderías de la cantidad de beneficios que aportan las relaciones sexuales, tanto para nuestra salud como para nuestro bienestar emocional . El sexo produce una serie de sustancias en tu cuerpo, que entre otras cosas, mejoran el funcionamiento del sistema circulatorio e inmunológico, ayudan a
prevenir enfermedades, haciéndote sentir como una persona renovada. La liberación de tensiones que provoca el orgasmo, automáticamente te hace sentir más feliz y contribuye a crear un vínculo íntimo con tu compañero/a, mejoran la confianza en él o ella.

La propuesta de hoy, contribuirá a profundizar aún más en el vínculo que te une a tu pareja en la cama:

Hablamos del Sexo Tántrico.

En el sexo convencional, se busca obtener un placer rápido mediante el coito y la eyaculación. Al contrario, el Sexo Tántrico busca una experiencia íntima, intensa y prolongada, en la cual la penetración no es el único medio ni la eyaculación y orgasmo, la única finalidad. Es una experiencia profunda, espiritual, donde lo importante es disfrutar el uno del otro, de las experiencias que, conjuntamente van conduciendo hasta ese momento de clímax; el sexo se convierte en un acto sagrado y vital.

¿Cómo disfrutar del Sexo Tántrico?

Antes de nada, encontrad un sitio tranquilo para los dos. La experiencia Tántrica es un viaje que requiere tiempo y un ambiente íntimo donde nadie ni nada pueda molestaros. Pensad en ello como vuestro momento especial en vuestro propio Templo. Ambientadlo con música relajante, bajad o apagad la luz, encended velas, prended incienso, esencias… Lo importante es que os encontréis a gusto.

Mira a tu pareja, mira a sus ojos en silencio, haz que también te mire a ti. No hace falta que hagáis nada más, conectad el uno con el otro a través de vuestras miradas, y sigue manteniendo ese contacto incluso cuando lleguéis al momento de la penetración. Veréis cómo sentiréis cosas que jamás antes habíais experimentado, seréis capaces de deciros mil cosas sin usar una palabra, ¡os enamoraréis más!

Llenaos de Caricias, despacio, con suavidad, explorad mutuamente vuestros cuerpos con cariño. No os apresuréis por llegar a los genitales, intercalad las caricias con masajes, siempre realizados con calma. Juega, experimenta a tocar a tu pareja con diferentes elementos: Plumas, aceites, tu aliento cálido… Disfrutad de todas esas sensaciones en vuestra piel y no olvidéis que ha de ser recíproco.

Al igual que las caricias los besos son también muy importantes, los besos de diferentes maneras, suaves, intensos, breves, largos, en la boca o por todo el cuerpo… el límite lo pone vuestra imaginación.

Tomaos vuestro tiempo para comenzar con la estimulación genital, pero al igual que antes, usad todo vuestro cuerpo para daros placer. La penetración no será el final de la experiencia, si no un elemento más. Quedaos quietos unos momentos para disfrutar de las sensaciones al estar el uno dentro del otro, recordad que lo importante no es el coito. No dejéis de miraros y acariciaros en esos momentos en los que estáis unidos. ¡SENTID!

No olvidéis vuestra respiración. Procurad que ésta sea lenta, sincronizadla, con un poco de práctica seréis capaces de prolongar vuestra relación, sólo controlando su ritmo… ¡Y podréis durar horas, y horas, llenas de pasión!

Éstos son solo unos pequeños consejos para introduciros en la maravillosa experiencia del Sexo Tántrico. Pero hay muchas más cosas que descubrir…

¿A qué esperas para probarlo?

Comparte en Redes Sociales si te gustó 😉
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Blanca Holanda. escritora de libros y novelas tales como: La coleccionista de sensaciones o Clandestina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Clandestina La Novela de Blanca Holanda

Accede a tu parte prohibida

¿Qué vida diseñarías en una hoja en blanco? 

¿Hasta qué punto cada persona esconde una parte clandestina?